Hazte socio
Haz tu donación
Únete

Sobre los resultados SIMCE 2015

Daniel Quezada - 27/04/2016

Esta semana, la Agencia de la Calidad de la Educación y el Ministerio de Educación dieron a conocer los resultados SIMCE correspondientes a los niveles de 2°, 4° y 6° básico. Si bien ambas instituciones destacan pequeños avances durante la última década, se hace evidente que nuestra Educación Pública está muy lejos de obtener buenos resultados. El sistema educativo chileno sigue siendo segregador e injusto y el aprendizaje de niños, niñas y jóvenes continúa en absoluta dependencia de la situación socioeconómica en que la están insertos los establecimientos.

Las reformas del Gobierno no han conseguido revertir esta gravísima situación, ni tampoco lo conseguirán en el corto plazo: de acuerdo con los resultados, a los sectores más pobres de nuestra sociedad les tomará 40 años alcanzar los resultados de quienes reciben una mejor educación en colegios privados (http://fw.to/4evZzFB). Esta situación, aunque profundamente lamentable, no nos sorprende, puesto que con los datos del SIMCE 2011 ya era posible llegar a conclusiones similares (http://goo.gl/AqIPK2).

Dentro de la Región Metropolitana, podemos observar que en Matemática, la diferencia en puntajes entre los establecimientos de grupo socioeconómico (GSE) alto y bajo es de 76 puntos para 4° básico y de 90 puntos para 6° básico. Vemos el mismo fenómeno en la prueba de Comprensión de Lectura: la diferencia en puntajes entre establecimientos con GSE alto y bajo es de 66 puntos en 2° básico, 69 puntos en 4° básico y 74 puntos en 6° básico. Esto indica que no solo existe una clara diferencia de calidad en la educación impartida en cada establecimiento debido a su situación socioeconómica, sino que dicha diferencia aumenta con el correr de los años.

Al contrastar los resultados con los estándares de aprendizaje, destacamos que solo el 24% de los alumnos que rindió la prueba de Matemática en 4° básico presenta un avance curricular adecuado, mientras que un 39% se ubica en el nivel elemental y un 37% en el nivel insuficiente. Lejos de mejorar con los años, este es un peor resultado que los obtenidos en 2012. La situación es similar en Comprensión de Lectura: solo un 44% de los alumnos de 2° básico, y un 38% de los de 4° básico, se encuentran en un nivel adecuado de aprendizaje, mientras que un 56% y 62% de los alumnos de 2° básico y 4° básico, respectivamente, se encuentran en un nivel elemental o insuficiente. Estos resultados no presentan mejoras significativas respecto a la situación de años anteriores e incluso, en el caso de los alumnos de 4° básico, empeora respecto al 2012.

Los indicadores de desarrollo personal y social, muestran la profundidad de las diferencias provocadas por la inequidad: el “clima de convivencia escolar”, los “hábitos de vida saludable” y “la participación y formación ciudadana”, ponen de relieve la clara desventaja de los GSE bajos con respecto a sus pares de alto nivel socioeconómico. A pesar de ello, la “autoestima académica y motivación escolar” es la única variable que no muestra diferencias entre los grupos bajos y altos. Este indicador refuerza la tesis que nuestra organización y el movimiento social por la educación promulgamos: todos los estudiantes, independiente de su nivel socioeconómico, presentan las mismas motivaciones y ganas de aprender y corresponde al Estado garantizar la educación de calidad como Derecho Social.

El escenario es, sin embargo, desalentador. Aún cuando la reforma educacional se ha puesto en movimiento, pasarán muchos años para que veamos mejoras significativas en nuestro sistema educativo y se reduzca la brecha por nivel socioeconómico. Por esta razón estamos convencidos de nuestra labor: no podemos seguir perdiendo generaciones completas de "mal educados". Es imperativo que continuemos haciendo esfuerzos por mejorar esta situación y, de una vez por todas, ofrecer una educación pública digna y de la calidad que nuestras niñas, niños y jóvenes se merecen.

Por nuestra parte, seguiremos adelante con los Programas de Reforzamiento Escolar y PSU gratuitos, con el objetivo de romper las barreras socioeconómicas a las que se enfrentan un sector importante de nuestra sociedad, para que seguir estudiando se una posibilidad real, sin importar dónde nacieron o la ubicación de su colegio. Continuaremos trabajando por este objetivo hasta que se ejecuten las reformas prometidas y tengamos un sistema educativo público, gratuito y de calidad para todas las personas de nuestro país.